Precio: $ 8.- USD

¿Desea comprarlo?

Referentes

INDICE

l. TEMAS DE LA CULTURA ACTUAL
1.- De la modernidad y la posmodernidad.
2.- De la democracia, la cultura y la cultura de masas.

II. TEMAS DE LA CULTURA DE MASAS
3.- De la pornografía y el erotismo.
4.- Del libro y la televisión.
5.- Del cine y la literatura.
6.- Del periodismo y la literatura.

III. TEMAS DE LA CULTURA POPULAR
7.- De la literatura popular y lo popular en la literatura.
8.- Del cuento popular.
9.- De la poesía popular.

IV. TEMAS DE LA CULTURA CULTA.
10.-De las poéticas opuestas (El caso de Borges y Cortázar).
11.- De la literatura y el sicoanálisis.
12.- De la crítica a la crítica.
13.- De "La Mujer" y la literatura.
14.- De los nuevos talleres literarios.


PROLOGO DE REFERENTES
Vivimos una época de veladuras dirigidas y misterios elegantes. Hay filósofos que sostienen que hemos abandonado la realidad, que el sentido no existe, que el mundo entero se ha vuelto una pura representación. Hay antropólogos que afirman que lo híbrido ha devorado los conceptos de lo culto, lo popular y lo masivo. Hay sociólogos que definen la llamada globalización como un proceso fatal y avasallante, unitario, sin globalizadores ni globalizados. Hay filósofos que han decretado el fin de la historia, economistas que reducen la economia a los juegos financieros y politólogos que no encuentran diferencias entre izquierda y derecha.

Demasiadas coincidencias. Unos y otros olvidan los viejos referentes que la humanidad, con paciencia, dolor y esperanza, ha construido en los últimos siglos. Es cierto: muchos sujetos han declinado o se han modificado. Pero otros se mantienen y otros nuevos han aparecido en la siempre cambiante faz de la tierra. Es cierto también que la profusión de representaciones, tan propia de la cultura de masas, ofusca lo representado o lo pervierte. Pero eso no anula el problema de lo verdadero y de lo falso sino que lo actualiza. Es evidente, además, que las hibridaciones culturales afirman sus nuevas realidades, pero es demostrable que las culturas culta y popular tradicionales sobreviven y que nuevas culturas populares urbanas remozan la pugna entre lo dominante y lo resistente. Es real que la modernización nos revela su fuerza imperiosa e imperial, pero no lo es menos que su avance deja también beneficiarios y perjudicados muy concretos, es decir, partidarios y detractores de ella.

¿Hemos perdido entonces todos los referentes? ¿Hemos perdido el sentido? ¿Los términos realidad y verdad ya no significan nada? No por cierto. En nosotros está el que queramos o no encontrarlos o convalidarlos más allá de la maraña de símbolos engañosos que los ocultan o difuminan.
Los ensayos reunidos en este libro tienen, por sobre todo, ese propósito, pretencioso o modesto, según se lo mire: recuperar referentes válidos, volver la mirada hacia lo concreto, tratar de percibir la fuerza de las cosas, al menos de las que nos atañen.

Su mérito radica, pues, en sus intenciones.

La verdad siempre es concreta, decía Brecht y Machado ratificaba: La verdad es lo que es/ y sigue siendo verdad/ aunque se cuente al revés. Desde sus limitaciones, este libro pretende adherirse a esa actitud.
Con la fatiga de tanta retórica fastuosa, de tanto hedonismo conceptual, de tanta representación exaltada y falsificada, acaso sea hora de volver a lo que creemos y queremos verdadero; hora de recordar el simple referente de la escala humana y sus demandas básicas; hora ya de escuchar la rebelión de las cosas, el clamor de todo aquello que, durante las décadas finales del siglo XX, con tanta aplicación ha sido acallado.